El Senado debatirá la legalización del aborto en medio de un escenario de extrema paridad, donde los conteos previos muestran una leve ventaja del lado de los contrarios al proyecto, pero el destino recién terminará de definirse el mismo miércoles a la noche o jueves a la madrugada, en el momento de la votación.


Los «poroteos» previos le dieron 36 votos a los anti legalización, contra 32 a favor, dos indecisos y dos ausentes. De este modo, la Cámara contaría ese día con 70 senadores en lugar de 72, por lo que quien consiga 36 votos impondrá automáticamente su voluntad, ya que es la mitad más uno. Un empate en 35 obligaría a Gabriela Michetti a votar, y ya manifestó su oposición.

Los indecisos, en quienes están posadas las miradas, son Omar Perotti, del justicialismo de Santa Fe, que pidió modificaciones y podría dar su voto favorable, y José Alperovich, del PJ de Tucumán, que recién develará su decisión el mismo miércoles.

En ese marco, los impulsores de la legalización buscarán no debatir el proyecto tal cual como llegó de Diputados, sino uno con modificaciones. Así, la legalización del aborto será hasta la semana 12, no 14, la objeción de conciencia alcanzará a las instituciones, el médico que se niegue a realizar un aborto no será sancionado y los costos serán afrontados por el gobierno nacional, no provincial.

Los senadores y militantes de la legalización del aborto apostarán a la persuación por los cambios y a la ausencia de algunos legisladores opositores al proyecto, lo que reduciría la cantidad de votos en contra.

Resuena lo ocurrido en diputados. A las 8 de la mañana del jueves, el proyecto no tenía los votos para conseguir la media sanción pero un llamado telefónico logró dar vuelta el tablero.Por eso, todo se definirá el mismo miércoles, con una importante movilización en la calle.

fuente: Política Argentina