Los ministros de Economía de 21 provincias aceptaron recortes pero también una compensación con extensiones tributarias. El martes se cerrará el acuerdo en la Casa Rosada.

 

En un gesto destinado exclusivamente a dar una señal a los mercados y apaciguar la crisis cambiaria, el Gobierno acordó hoy con la mayoría de los ministros de Economía de las provincias los lineamientos centrales del proyecto de presupuesto 2019 que ahora deberá ser validado la semana que viene por los gobernadores en una reunión convocada por el presidente Mauricio Macri.

 

Luego de más de dos horas de reuniones en la Casa Rosada, 21 ministros de Economía de diversas provincias avanzaron sustancialmente con la Nación en el presupuesto del año que viene que contempla un recorte de gastos de unos 300.000 millones de pesos pero que también les otorga a los gobernadores la posibilidad de compensar esa poda con ingresos tributarios.

 

Ahora será el presidente Macri quien el martes que viene convocará a todos los gobernadores a la Casa Rosada para estampar en una foto este acuerdo por el presupuesto 2019 y lanzar así una señal hacia los inversores extranjeros.

«Avanzamos en gran medida en la parte fiscal del presupuesto y aún falta la discusión parlamentaria, pero hemos acordado la idea de hacer el esfuerzo de la meta fiscal para el 2019 y en la cuestión de los ingresos para hacer una adenda del consenso fiscal», informó el ministro del Interior Rogelio Frigerio al término de la reunión en el Salón Sur de la Casa Rosada.

La recaudación que obtendrán las provincias por una extensión del gravamen de sello y bienes personales. No se tocarán los ingresos brutos ya que el Gobierno cree que ello afectaría a la competitividad. Tampoco se habló de gravar con Ganancias a los jueces.

Durante la reunión en la Casa Rosada con las provincias también se discutió la posibilidad de incluir en el presupuesto un gravamen por los bienes personales en el exterior como parte de ese consenso fiscal que reclama el Gobierno para avanzar con el recorte de gastos mayor del 1,3% del PBI.

«La reunión de Macri con los gobernadores el martes que viene es mucho más que una foto. Lo que hay que mostrar es que todos somos conscientes de las dificultades que atraviesa el país y que hay un Estado que gasta más de lo que recauda. Así lo entienden los gobernadores y gran parte de la dirigencia argentina», remarcó Frigerio.

Con el acuerdo cerrado con las provincias el Gobierno elevará al Congreso el 15 de septiembre el proyecto de presupuesto 2019 que tendrá un recorte del déficit aún mayor del 1,3% del PBI previsto originalmente en función de una exigencia del FMIpara destrabar fondos a la Argentina.

Así, las provincias deberán recortar 100.000 millones de pesos y la Nación otros $200.000 millones. Allí se prevé una poda total de los $26.000 millones que están contemplados en el Fondo Sojero que recibían los gobernadores e intendentes para la obra pública.

No obstante, como mecanismo de compensación los gobernadores van a retocar los impuestos de bienes personales y algunas exenciones impositivas más como una forma de «equilibrar y generar recursos propios», según dijeron funcionarios que participaron en la reunión. También formó parte de esta negociación el traspaso de los subsidios de la Nación a las provincias del transporte y la tarifa social por electricidad que el gobierno nacional estará girando a las provincias desde el año que viene.