En Cambiemos dicen que fue un militante de Pereyra. El Presidente retoma las bajadas exprés al Conurbano.
«Estamos todos cagados de hambre!», le gritó al Presidente. En diálogo con LPO, desde Cambiemos enseguida salieron a aclarar que se trataría de un militante que responde a un concejal del ex intendente Julio Pereyra y su sucesor, Andrés Watson. «Estuvo todo armado», buscaron remarcar desde el Gobierno

Desde la municipalidad negaron que se trate de «un militante de Pereyra», aunque reconocieron que su nombre es Walter Omar Díaz y pertenece a una agrupación política. No obstante, en el kirchnerismo local aseguran que no se supo de antemano la agenda de Macri y que los sucesos fueron «espontáneos» porque hay «mucho enojo en la calle».

En rigor, se trató de una visita muy resguardada. Los propios dirigentes locales de Cambiemos hasta el lunes por la noche desconocían que Macri iba a bajar al territorio e incluso algunos dirigentes locales incluso admitieron a LPO que se enteraron por Twitter esta mañana.

El intendente Watson y el hombre que increpó a Macri

«Ni cuidándolo 100% zafa de que le aparezca alguien a increparlo», analizaron en el PJ. En ese sentido, un intendente de la Primera Sección lanzó: «No puede estar en la calle sin que lo insulten. Y en este caso no fueron fanáticos K, eso debe ser lo alarmante».

En ese sentido, marcan cierta diferencia con María Eugenia Vidal: «La gobernadora es la única que parece preocupada por lo social, tal vez por sus propias aspiraciones políticas, pero por lo menos se preocupa y ejecuta. Pone plata en lo social, aunque sea para que no se desborde todo».

Desde el entorno de Vidal dijeron a este medio que ella también «aceleró» la estrategia de este tipo de visitas. «Nos avisan a muy poquitos, no lo saben ni los dirigentes locales», explicaron. En ese sentido, la idea es que Macri también retome sus visitas exprés al Conurbano: «Nunca dejaron de hacerlo, pero ahora arranca de nuevo frecuentando más a los municipios».

El año pasado, ante la necesidad de remontar los números negativos del Presidente en los municipios de la Primera y Tercera Sección, el laboratorio político de Marcos Peña definió recuperar la imagen de «cercanía» que fue perdiendo Macri, con el desafío central: evitar escraches. Para eso, arrancaron con «fotos cuidadas» evitando visitas a grandes fábricas o empresas donde pudiera ocurrir algún incidente como sucedió hace más de un año en Peugeot, donde un grupo -para el gobierno orquestado desde el kirchnerismo- salió a escrachar a Macri.

fuente:La Política Online