La Rioja impulsa un corredor bioceánico de USD 1.800 millones para el desarrollo del Norte argentino

Sergio Casas ofició de anfitrión del Foro del Corredor que unirá siete provincias argentinas con los puertos de aguas profundas de Chile.

Al pie del cerro Velazco se desarrolló el Foro Regional de Integración y Desarrollo Sustentable «El corredor biocéanico como política de Estado» en el que una serie de expositores de siete provincias junto con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, e Ignacio Urcullú Clement- Lund, gobernador de Chañaral de Atacama, Chile, convinieron la importancia económica de reducir costos logísticos para las economías regionales para poder exportar su producción.

Se trata de un proyecto cuyo costo oscila entre los 1.500 millones y los 1.800 millones de dólares y que implica la reposición y acondicionamiento del tendido ferroviario existente para la interconexión con el Belgrano Norte y la extensión de unos 400 kilómetro más de vías para poder cruzar por el Paso San Francisco en Catamarca y llegar a la región de Copiapó en Chile. Es que allí, no solo se reducen a prácticamente la mitad las distancias a recorrer para los productos del norte (en el caso de La Rioja implica pasar de hacer 1300 kilómetros hasta el puerto de Buenos Aires o de 900 kilómetros hasta el de Rosario y acotarlos a 700 kilómetros), sino que se trataría de una forma de evitarse las recargas en costos logísticos por el colapso de los puertos del Atlántico que ya operan al tope de su capacidad.

Sergio Casas, anfitrión del evento, se encargó de remarcar que además los puertos de Rosario de Buenos Aires no tienen la profundidad suficiente para amarrar los buques más modernos y eficientes (transportan más de 400 mil toneladas contra las 50 mil que soporta un barco de los que llegan al Río de la Plata). De esta forma, por kilo transportado el costo del flete marítimo también es menor. Y en particular, como los barcos que salen del Este cruzan por el sur o por Panamá para ir a China, esto supone acortarse los viajes de 40 días, que podrían reducirse a 25 saliendo directamente desde el Océano Pacífico.

En suma se trata de un ahorro del 30% del costo de logística y una forma de ganar competitividad para las exportaciones regionales.

Las siete provincias involucradas y con una capacidad exportadora de 30.000 millones de dólares por año son Santa Fe, Córdoba, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, San Juan, Tucumán. Por eso vinieron al cierre del Foro, Lucía Corpacci, Sergio Uñac, Juan Manzur, Gerardo Zamora para mostrar su apoyo a la iniciativa. Pero su alcance es mayor y la industria de San Paulo en Brasil también está interesada en poder acortar distancias mediante el corredor bioceánico, que se complementa con el paso automotor Pircas Negras de en La Rioja, y un puerto multimodal en la localidad de Chamical y otro en la de Recreo.

Para avanzar este paso, el gobierno de Piñera se comprometió a terminar de asfaltar antes de fin de año la ruta desde Pircas Negras hasta Copiapó. Sin embargo la situación financiera de la Argentina le impone al país al menos un año antes de poder empezar a avanzar con la obra. Así lo expresó el ministro Rogelio Frigerio al explicar que para que esta obra pueda realizarse «primero es necesario recuperar la confianza de los mercados», algo que se da por descontado imposible hasta al menos 2020 de acuerdo a lo estipulado con el FMI.

Así, incluso cuando los gobernadores aseguran que China está dispuesta a financiar el corredor bioceánico porque solo por el abaratamiento de los costos logísticos en 10 años se amortizaría el proyecto, no será hasta 2021 que este proyecto, cuya construcción demandará otros 3 años, comience a dar sus primeros pasos.

«Lo único que le estamos pidiendo al gobierno nacional es el apoyo político», resumió uno de los funcionarios que acompañó a Corpacci en el Foro. Es que para que esta iniciativa pase de ser solo un bosquejo, lo primero es un acuerdo internacional entre Argentina y Chile. Y por eso Piñera envió a su respresentante a mostrar que la voluntad política de parte del país trasandino está.

Para Chile no es un acto altruista. Necesita darle volumen de operaciones a sus puertos del norte y tiene un interés geopolítico de convertirse «en la plataforma de lanzamiento de la región hacia el Pacífico», como digo el gobernador de Chañaral.

Es que además, los minerales de la Alumbrera actualmente van por un mineraloducto a Tucumán, donde de secan y se envían a Rosario para que lleguen a África, donde finalmente se industrializan. Y en Chile a menos de 170 kilómetros de la Alumbrera hay una planta industrializadora de minerales trabajando al 20% de su capacidad.

«Necesitamos un cambio de visión política. Si en el siglo XIX el Mediterráneo era el eje del comercio, y en el XX fue el Atlántico, en el XIX lo es el Pacífico», exhortó el goberanador Casas.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.