La agencia calificadora de riesgo señaló que la fuerte suba de la tasa de interés afecta la capacidad de crecimiento de los créditos bancarios.

La calificadora de riesgos Moody’s emitió este jueves un comunicado en el que advierte que las tasas de interés «extraordinariamente altas» que fijó el Banco Central y la consiguiente recesión «están reduciendo significativamente el crecimiento del crédito en los bancos argentinos».

«El aumento de la inflación y las tasas de interés, junto con la recesión resultante en Argentina, han debilitado la demanda de créditos tanto de las empresas como de los consumidores», sostuvo Valeria Azconegui, vicepresidente de Moody’s en el informe sobre el impacto de la política monetaria en el sistema bancario.

El documento explica que, a diferencia de lo que sucedió en episodios de crisis anteriores, esta vez el nivel de depósitos se sostuvo tanto en pesos como en dólares, a excepción de la reducción abrupta que se registró en el mes de agosto y principio de septiembre; y que por ende el sistema bancario se encuentra robusto ya que «la caída en los depósitos aún es limitada y no indica un deterioro significativo de la confianza de los inversores en el sistema bancario».

Además, «dado el anuncio reciente de parte del gobierno de la revisión del acuerdo con el FMI, no esperamos que la confianza se vaya a erosionar bruscamente, o que los depósitos disminuyan sustancialmente durante los próximos meses», sostiene Marcelo De Gruttola, vicepresidente asistente de Moody’s. Sin embargo, esta confianza en la oferta de dinero hacia el sistema esto no estuvo acompañada por la demanda de préstamos del sistema bancario.

«Moody’s observa una caída de la cartera de créditos denominada en pesos del sistema del 9% en términos reales desde comienzos de mayo luego de haber crecido un 2% en los primeros cuatro meses del año. Aunque la desaceleración ha afectado a la mayoría de los tipos de crédito, las reducciones más significativas han sido en préstamos personales, descuentos de cheques y descubiertos», destacó el comunicado.

Y aunque las tasas récord desalientan a los tomadores de nuevos créditos y obligan a los bancos a ser más exigentes a la hora de otorgar un nuevo préstamo, la exposición de las personas que ya están endeudadas a las tasas de interés elevadas en simultáneo con la caída abrupta en el nivel de actividad, está generando dificultades para cumplir con las obligaciones contraídas.

«Al mismo tiempo, los bancos han reducido su apetito de riesgo, mientras que los niveles de morosidad han empezado a aumentar y es probable sigan incrementándose en los próximos meses», se lee en el informe.

En efecto, el último informe de Bancos de Banco Central dio cuenta de un aumento del 153% en los montos de cheques rechazados, al tiempo que subieron 25% los cheques compensados, lo que refleja el estrés financiero sobre la cadena de pagos de la economía.

fuente: Política online