En el tercer día de competencia, Buenos Aires 2018 dio la nota: la llama olímpica que debe permanecer encendida hasta la ceremonia de clausura se apagó y volvieron a encenderla algunos minutos después. Se desconoce el motivo.

La llama olímpica es uno de los símbolos por excelencia de la historia de los Juegos Olímpicos y la tradición marca que debe mantenerse encendida durante todo el desarrollo de los mismos, y apagarla es el último acto a realizar luego de la ceremonia de clausura.

Sin embargo esta tarde, durante el tercer día de competencia de los Juegos de la Juventud Buenos Aires 2018, la llama se apagó y no se conocen los motivos. La misma estuvo en ese estado durante algunos minutos y luego volvió a encenderse, según informaron A24 y MinutoUno.

Mantener viva la llama es una tradición que comenzó en la ciudad griega de Olimpia, donde se organizaban antiguamente los Juegos. En aquel entonces, el fuego estaba asociado con las divinidades, ya que se creía que Prometeo se lo había robado a los dioses.

Continuando con la antigua tradición, la llama se enciende en el templo de Hera varios meses antes del inicio de los Juegos Olímpicos y allí comienza el relevo de la antorcha hasta encender el pebetero principal en la ceremonia inaugural.