Ante la caravana de migrantes que se dirige a EE. UU., el presidente Trump anunció que comenzará a «recortar o reducir sustancialmente» la ayuda de Washington a estos países por no detener el flujo migratorio.

La amenaza de Donald Trump se ha hecho efectiva. Este 22 de octubre, el presidente de EE. UU. anunció que comenzará a “recortar o reducir sustancialmente” la ayuda que proporciona de forma “rutinaria” a Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Guatemala, Honduras y el Salvador no fueron capaces de hacer el trabajo de impedir a la gente salir de su país y venir ilegalmente a Estados Unidos. Comenzaremos ahora a recortar, o reducir sustancialmente, la enorme ayuda extranjera que les damos”, comunicó en Twitter el mandatario.

Sin embargo, estas compensaciones chocan ahora con el hecho de que Trump responsabiliza a estos países centroamericanos de no haber sabido detener el flujo migratorio, y aún menos la conocida ‘Caravana de Migrantes’, que está a punto de tocar a su puerta.

En esa línea, ante la llegada inminente de más de 7.000 personas (según datos de Protección Civil de Ciudad Hidalgo), el presidente aclaró que ha alertado a las autoridades militares y de la frontera federal de esta “emergencia nacional”.

Según Trump, esto también es culpa de México y del Partido Demócrata

La inmigración ha sido seña de campaña de Trump desde el principio. Por lo que no sorprende que haya enfocado a la caravana como una cuestión de seguridad para su país, del mismo modo que lo ha hecho con las separaciones de familias en la frontera entre México y EE. UU.

Precisamente del país mexicano ha criticado también no haber frenado al grupo, que en gran cantidad partió originalmente de Honduras. “Lamentablemente, parece que la policía y el ejército mexicanos no pueden detener la caravana (…) Se mezclan criminales y desconocidos de Medio Oriente”. Algo con lo que México podría jugarse la ayuda militar que recibe de Washington.

Por eso en última instancia no dudó en culpar a la oposición demócrata de esta situación y enfrentarla en el marco de las elecciones legislativas del próximo 6 de noviembre, para que contribuya en el cambio de las leyes migratorias.

“¡Cada vez que vean la caravana, o a gente viniendo ilegalmente, o intentando venir a nuestro país ilegalmente, piensen y culpen a los demócratas por no darnos los votos para cambiar nuestras patéticas leyes migratorias! ¡Recuerden las elecciones de medio mandato!», sentenció en la red social el presidente.

Este 22 de octubre, la caravana emprendió su segunda jornada de ruta desde Tapachula (México), con el objetivo fijo de llegar a suelo estadounidense y la gran esperanza de que Trump acepte su reclamo.

fuente: France24