Hoy se debate en la cámara de Senadores la planificación económica para el próximo año, que ya cuenta con la media sanción de Diputados. Te contamos cuáles son las proyecciones oficiales para 2019

 

Decrecimiento de la economía

El Presupuesto 2019 estipula una caída en la actividad económica del 0,5%. 

En este sentido, hay una caída en el consumo privado, público y en las inversiones. Es decir, que toda la economía destinada al mercado interno se reducirá.

Mientras tanto se espera un crecimiento histórico de las exportaciones, de más del 20,9% anual.

Inflación

La inflación para 2019 se estima en 34,8% para el año próximo. Si tenemos en cuenta que este año terminara, por lo menos, en 45% entonces se espera un fuerte desacelere en el crecimiento de los precios dado que 2018 será un año histórico con la inflación más alta en 27 años. 

Las esperanzas están puestas en el segundo semestre, que como en años anteriores está lleno de esperanzas.

La dificultad para alcanzar estas proyecciones están incluidas como «Riesgos Macroeconomicos»  en el Presupuesto que espera hoy su aprobación en el Senado.

Ajuste en los gastos, menos para la deuda

Un punto importante es que el presupuesto estipula una caída en términos reales en todas las erogaciones de gasto salvo en los fondos destinados al Servicio de la Deuda. 

Entonces, cae lo destinado a la administración gubernamental, a los servicios de defensa y seguridad, también lo destinado a los servicios sociales y económicos.

Mientras tanto, lo destinado a servicios de la deuda crece nominalmente un 48,8% superando ampliamente la inflación proyectada.

Déficit cero

El objetivo central de la planificación económica es alcanzar el déficit cero, el déficit primario cero. 

Mientras el déficit primario se busca que sea cero, reduciendo en términos reales el gasto público, el déficit financiero se proyecta en $596.065 millones. Esto si mantenemos el dólar a $40 como estipula el presupuesto.

Como más del 70% de la deuda está en divisa extranjera aumentos en el tipo de cambio repercuten también en nuestro déficit financiero. Cada devaluación hace más grande la deuda tomada