Eran 14 en total, y están acusados de asociación ilícita atenuada e intimidación pública.

El sábado, los detenidos por los atentados que se realizaron en el Cementerio de la Recoleta y al domicilio del juez Claudio Bonadio fueron indagados por Julián Ercolini en Comodoro Py. Los 14 apresados estuvieron ante el magistrado por 5 horas, aunque solo 2 declararon, mientras que el resto se negó a declarar. De todas maneras, el juez dispuso liberar a dos, al tiempo que los otros 12 permanecerán tras las rejas, ya que están acusados de «asociación ilícita atenuada» e «intimidación pública«, entre otras imputaciones y la «conexidad» entre ambas situaciones.

Ante de comenzar con las rondas de indagatorias, Ercolini dispuso la «conexidad» entre ambos hechos, los cuales son investigados por la Secretaría 20 del juzgado y el fiscal Jorge Di Lello, ya que existe la sospecha de la “existencia de indicios que demostrarían la vinculación entre ambos hechos “, según destaca Clarín.

Las imputaciones contra los detenidos son Intimidación pública, tenencia de explosivos y materiales para su fabricación, y asociación ilícita atenuada, según surge del artículo 213 bis del Código Penal. En tanto, ante el magistrado, luego de conocer estas acusaciones, 12 de los apresados definieron no declarar, los dos restantes sí hablaron. Mientras que Anahí Esperanza Salcedo, quien aún está internada en grave estado en el hospital Fernández, no pudo ser de la partida por su estado de salud.

Quienes declararon y fueron excarcelados son el tío de Marco Viola, el joven que arrojó un artefacto al domicilio de Bonadio, en el barrio de Belgrano, y Graciela Franco, la cual reside, junto a sus cinco hijos, en el inmueble de la calle Pavón que fue allanado y de donde se secuestraron materiales vinculados con la confección de los explosivos, aunque en una habitación separada y en otro piso.

Por su parte, el hombre llamado Gaultieri, tío de Viola,de 63 años, fue excarcelado, ya que el allanamiento a su domicilio dio como resultado negativo. En tanto, los investigadores arribaron al inmueble de Pavón cuando un vecino informó que el responsable del atentado al juez de la causa de los cuadernos fue visto en ese lugar.

Asimismo, Ercolini dispuso que personal especializado de la Policía Federal y la Policía Metropolitana realice una pericia conjunta de los explosivos que se hallaron en ambos lugares, siendo que el informe habría establecido que los artefactos utilizados en ambos atentados tienen “similitudes en sus confecciones y materiales utilizados”.

Vale destacar que existen versiones de que el propio Bonadio también sea llamado a declarar para explicar lo ocurrido en su domicilio. Al tiempo que los investigadores, tras conocer estos los resultados de la pericia, establecieron que habría “alguna conexión grupal”, ya que ambos ataques fueron atribuidos a presuntas agrupaciones anarquistas y a muy poca diferencia horaria.

fuente:El Intransigente