Grupos de izquierda quisieron derribar un vallado policial para evitar la sesión. Hubo empujones y algunos gases.

La Legislatura porteña se transformó en un escenario de fuerte tensión por el debate del proyecto de creación de la Unicaba. En las afueras del edificio, grupos de izquierda intentaron derribar las vallas policiales y terminaron protagonizando algunos incidentes con las fuerzas de seguridad, que respondió con gas pimienta.

Unos minutos después, la Policía pudo reponer el vallado y la situación se calmó, tras la intervención de algunos dirigentes de los sindicatos docentes. En el recinto el debate ya había comenzado.

Desde ayer por la tarde la policía porteña cerró el parlamento porteño en dos manzanas a la redonda. El gobierno preveía manifestaciones contra Unicaba, una ley que no logró el apoyo de ningún legislador opositor y será aprobada únicamente con los votos del oficialismo.

Los sindicatos docentes y centros estudiantiles realizaron el martes una marcha de antorchas que culminó con un acampe en la Legislatura, donde permanecieron hasta esta mañana. El grueso de los manifestantes no formaron parte de los incidentes, protagonizados por grupos identificados con partidos de izquierda.

Si bien no hubo grandes incidentes, algunos diputados que habían salido del edificio para apaciguar los ánimos fueron golpeados cuando intentaron volver al recinto. «Había muchos policías sin identificación», se quejó el diputados del PO Gabriel Solano.

Para evitar complicaciones con el acceso de los legisladores, el bloque de Cambiemos hizo ingresar a sus diputados a las 4 de la madrugada, según confirmó la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña. «Teníamos información de parte de sectores de la oposición que iban a tratar de impedir el ingreso del oficialismo para que se cayera la sesión, por eso decidimos que concurrieran a esa hora», declaró en radio Mitre.

La sesión estaba prevista para las 11 de la mañana, aunque previamente la oposición intentó realizar una sesión especial sobre temas educativos, en un claro gesto político de rechazo al proyecto de Unicaba. Pero sólo lograron sentar a 25 de los 31 legisladores necesarios para el quórum y la sesión se cayó.

fuente:La Política Online