Aunque la interna oficialista todavía no se apagó, el gobierno espera generar consensos con la oposición y bajar proyectos en los que tenga los votos asegurados.

El gobierno nacional convocará a sesiones extraordinarias en el Congreso para tratar proyectos consensuados con la oposición, como Bienes Personales y Financiamiento Político.

Por la interna desatada en la coalición gobernante entre el PRO y la UCR luego de que el peronismo se una para sacarle una banca en el Consejo de la Magistratura, se esperaba que el Congreso cierre antes de lo esperado y no haya sesiones después del 30 de noviembre.

El G20 y sus complicaciones para la movilización de ciudadanos también dificultaba que el 30 o antes se sesione en la Cámara.

El proyecto de Bienes Personales fue aprobado por el Senado durante el debate por el Presupuesto y el gobierno tendría el aval de la oposición para tratarlo el 12, según los planes oficiales.

Se trata de la iniciativa que plantea excluir de ese gravamen a quienes posean un inmueble con destina a vivienda única familiar que no supere los 18 millones de pesos.

El proyecto de Financiamiento Político atraviesa más dificultades para ser aprobado en la Cámara Alta, pero el gobierno negocia con el peronismo que comanda Miguel Pichetto para lograr un acuerdo.

El resto de los proyectos son una reforma del Código Procesal Penal para adaptarlo a la herramienta del «imputado colaborador», la creación del Parque Nacional del Iberá y la creación del Juzgado Federal de Tartagal.