La policía detuvo a 194 migrantes y se espera que 98 sean deportados. Muchos centroamericanos planean regresar a sus países de origen y todos están a la expectativa de las decisiones del gobierno entrante.

Las autoridades tijuanenses están preocupadas por la seguridad ante la llegada masiva de migrantes a su ciudad. Luego de los choques el pasado domingo 25 de noviembre entre algunas de estas personas y las autoridades en la frontera, el Gobierno mexicano anunció que serían deportadas 98 personas que intentaron cruzar los cercos limítrofes de forma ilegal.

Entretanto, la policía local ha arrestado a 194 migrantes por los enfrentamientos del domingo y por otros delitos durante su estadía en Tijuana.

«Los estamos dividiendo por nacionalidad. Fueron 164 de Honduras, 13 de El Salvador, uno de Nicaragua y 16 de Guatemala»”, contó Mario Martínez, jefe de policía de Tijuana. Adicionalmente, el secretario de seguridad pública de la ciudad, Marco Antonio Sotomayor, pidió «cero tolerancia» para los extranjeros que incurran en actividades ilícitas en Tijuana. En su criterio, estas personas deben ser deportadas.

El gobernador del estado mexicano de Baja California, Francisco Vega, se sumó a la petición e hizo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para que emita órdenes «para que de una vez por todas el Instituto Nacional de Migración haga su trabajo para que esos migrantes se apeguen a nuestras leyes migratorias, y aquellos que están violándolas sean sujetos de inmediato al proceso de deportación.

fuente:france24