Lo anunciarían el viernes en Casa Rosada. El acuerdo sería por un cupo anual de 20 mil toneladas sin aranceles. Radiografía de la crisis ganadera.

Finalmente este lunes se confirmó que el gobierno de Estados Unidos autorizará las importaciones de carne argentina. El hecho se oficializaría el próximo viernes en el marco del desayuno que compartirán Donald Trump y Mauricio Macri en la Casa Rosada.

El acuerdo para exportar cortes bovinos luego de 17 años sería por un cupo total de 20 mil toneladas sin pago de aranceles (fuera de dicho cupo se cobrarían aranceles) en lo que se leyó como un gesto de buena sintonía entre la Casa Blanca y Macri.

La encargada de adelantar el tema fue la secretaria de Comercio Exterior, Marisa Bircher: «Estamos negociando la reapertura que puede suceder estos días», dijo la funcionaria que responde a Dante Sica en declaraciones a la agencia Reuters.

Si bien aún se desconocen los detalles de la medida, el acuerdo para que Estados Unidos vuelva a comprar carne argentina sin aranceles de importación sería recíproco dado que nuestro país se comprometería a adquirir productos vacunos de ese país.

Cabe recordar que Estados Unidos dejó de importar carne argentina en el año 2001 tras el histórico brote de aftosa que sacó a nuestro país del mercado internacional. A partir de entonces hubo gestiones de todo tipo sin éxito alguno para reestablecer los negocios.

En el sector cárnico están expectantes por el anuncio ya que posicionaría a la Argentina con un mayor estándar sanitario en un contexto en el cual vienen aumentando de manera considerable las exportaciones de carne (este año se superarán las 400 mil toneladas).

La buena relación entre Trump y Macri viene siendo una constante: tras la vuelta de las importaciones de limones por parte de Estados Unidos, la Argentina concedió el ingreso de carne porcina americana a pesar del rechazo de los productores locales.

Si bien el cupo de 20.000 toneladas no es una cifra significativa para el volumen total que exporta la Argentina, los que entienden del tema destacan que la apertura del mercado estadounidense posicionará a la Argentina en nuevos destinos.

En términos políticos, Bircher debutaría de esta manera con el pie derecho en su nuevo cargo en el Ministerio de Producción tras la polémica salida de la Secretaría de Agroindustria, la cual dejó tras enfrentarse con Luis Miguel Etchevehere.

Crisis ganadera

La ganadería vacuna está atravesando uno de los períodos más críticos de los últimos años. El combo «sequía + devaluación» provocó una fuerte suba de costos productivos y la consecuente pérdida de rentabilidad por parte de los productores.

En diálogo con LPO, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural (SRA), comentó que «hay un deterioro muy marcado de la actividad por un estancamiento de precios reales registrado durante los últimos dos años».

«Los precios de los insumos y los impuestos aumentaron mucho más que los precios de la hacienda», indicó Pelegrina. «Esto nos impacta de lleno en el negocio y nos preocupa porque no hay incentivos para el novillo de exportación», agregó.

Un informe del Instituto de Estudios Económicos de la SRA mostró que, desde enero de 2016 a la fecha, los resultados netos de los productores cayeron un 84% para los que producen terneros y un 51% para los que se dedican a la producción de novillos.

Sucede que los costos se dispararon de manera considerable en ese periodo que contempla lo que va del mandato de Macri. El costo de las vacunas, por ejemplo, aumentó alrededor de 250%, mientras que el gasoil se incrementó un 182%.

El precio del ternero, en ese mismo periodo, aumentó apenas un 47%, mientras que el novillo de 391 a 430 kilos subió un 78%. El tema es que el maíz, el principal insumo de la actividad, se incrementó un 162% fundamentalmente por la devaluación.

Un dato no menor es que en los primeros ocho meses de 2018 se faenaron un total de 8,87 millones de cabezas, una cifra 8,1% superior a la de enero-agosto del año pasado, según datos de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (CICCRA).

El problema es que buena parte del crecimiento de la faena bovina se explicó por la liquidación de vientres que funciona como un termómetro del ánimo del sector. Hubo un 14,2% más de liquidación de hembras que en enero-agosto de 2017.

La semana pasada se realizó en Casa Rosada una nueva reunión de la Mesa de Carnes, de la que participó Macri, donde se fijaron las prioridades del sector, un balance de la situación económica y aspectos relativos al ordenamiento y transparencia de la cadena.

«La Mesa de Carnes es un ámbito público/privado que funciona y que ha tenido en estos años resultados concretos porque los problemas se abordan en su totalidad. Es importante que los funcionarios tomen nota y busquen soluciones», remarcó Pelegrina.

En la actualidad el stock vacuno nacional se ubica en torno a las 54 millones de cabezas, una cifra 4% mayor a la registrada a mediados de 2015 y muy superior respecto al piso de 48 millones alcanzado en 2011 después del desfalco que provocó la intervención K.

Cabe mencionar que la ganadería fue uno de los rubros de la economía que más rápido comenzó a mostrar señales de crecimiento a partir de la eliminación de retenciones y liberación de exportaciones dispuesta por el Gobierno nacional en diciembre de 2015.

La crisis ganadera es central en el campo. El tema copó el debate en la última Asamblea Extraordinaria de Socios de la SRA, donde se impuso la Lista oficialista «Unidad y Acción» en los distritos 12 y 13 (que habían empatado en la última elección).

fuente:La Política Online