Al menos 36.000 personas protestan en Francia, 5.500 en París, donde los enfrentamientos violentos con la fuerza pública se han tomado el protagonismo.

Los Campos Elíseos han sido el escenario de constantes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los ‘chalecos amarillos’ durante el sábado 1 de diciembre de 2018.

Los ‘chalecos amarillos’ empezaron a llegar temprano a los Campos Elíseos, algo inusual para las protestas en París. En la víspera, el primer ministro Édouard Philippe se reunió con algunos líderes sindicales y dos miembros del movimiento en Hôtel de Matignon, casa oficial del primer ministro francés. Uno de ellos se retiró luego de las presentaciones porque Philippe y su equipo se negaron a transmitir la conversación en vivo para la televisión.

El ministro del interior Christophe Castaner había anunciado que se cerraría el tráfico en la importante vía parisina, pero permitiría el flujo de transeúntes y harían constantes chequeos de identidad. Sin embargo, los preparativos no impidieron el despliegue de más de 5.500 manifestantes hacia los Campos Elíseos.

Aunque muchos protestaron de forma pacífica, pronto las manifestaciones adquirieron un tono más violento. Algunos ‘chalecos amarillos’ buscaron la forma de tomarse unos puntos de control de las fuerzas del orden, que respondieron con gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y agua a presión. Pasado el mediodía, los grupos antimotines retomaron el control del Arco del Triunfo mientras otros manifestantes se empezaron a amotinar en los alrededores.

fuente:France24