La oposición lo cajoneó en julio y el presidente lo incluyó en el temario de extraordinarias. El jueves, su amigo lo acompañó en la bilateral con el primer ministro del país asiático.

Con la confianza que le dio la cumbre del G20, Mauricio Macri incluyó en el punto 33 del temario de sesiones extraordinarias los pliegos de cónsules honorarios, entre ellos el de su «amigo del alma» Nicolás «Nicky» Caputo para Singapur.

El cargo les permite a ciudadanos argentinos representar a países extranjeros y adquirir ciertos beneficios diplomáticos, que según la oposición alcanzan inmunidad judicial y exenciones impositivas.

En su visita a la Cámara de Diputados, el canciller Jorge Faurie negó tales privilegios y los legisladores de Cambiemos deberán convencer a sus pares de otras bancadas antes de la próxima sesión.

A diferencia de los pliegos de embajadores, los cónsules honorarios necesitan aval de las dos Cámaras del Congreso y el listado de 33 propuestas, entre ellas la de Caputo, se aprobó en el Senado a libro cerrado en la última sesión ordinaria de 2017.

La oposición denuncia que Caputo tendrá inmunidad judicial con el cargo de cónsul honorario de Singapur. Faurie lo niega y Macri lo quiere con ese cargo para ejercer de nexo con el país asiático.

En julio obtuvo dictamen en la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados, con respaldo de Cambiemos, el aliado Martín Lousteau y el cordobés Martín Llaryora, que responde a Juan Schiaretti e integra el bloque Argentina Federal.

El kirchnerismo no firmó y el 5 de julio Guillermo Carmona, su referente en temas internacionales, impidió que los pliegos se aprobaran en el recinto con una estrategia vieja pero efectiva: hablar hasta dejar sin quórum la sesión.

Emilio Monzó había incluido el expediente al final de un largo temario, en lo que tal vez fue la única sesión con temas acordados de 2018, pero el justicialismo y el massismo no quisieron quedar pegados al empresario de la construcción Macri y ni bien Carmona empezó a hablar, se fueron.

Persistente, Macri trató a Caputo cónsul honorario de hecho y el jueves en la residencia de Olivos lo sumó a su reunión con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, de visita por el G20.

Como cada vez que recibe a una potencia financiera, el relato oficial informó que el presidente lo invitó a invertir en áreas estratégicas como el Puerto de Buenos Aires o Vaca Muerta, el poderoso yacimiento de shale oil de Neuquén; a comprar «carne fresca o congelada y menudencias de bovinos, ovinos y caprinos» y a negociar un «tratado bilateral para la protección de inversiones», certificado para relaciones carnales entre ambos países.

Pero también se supo que negociará mayor conectividad aérea con Singapur, que tiene el mejor aeropuerto del mundo, el Changai, una de las tareas de Nicky, que es empresario de la construcción, sería estudiar secretos del imponente predio y desplazar Eduardo Eurnekian de la gestión de los aeropuertos locales. Para moverse con soltura, necesita ser cónsul.

fuente:La Politica Online