Cambiemos apuró un dictamen con menores penas en sociedad con el massismo, pero el kirchnerismo y el PJ quieren más cambios. Polémica por los trapitos.

Cambiemos no logró llegar a un acuerdo para aprobar esta tarde la ley para combatir la violencia en el fútbol pero consensuó con la oposición tratarla el martes 18 de diciembre, en una versión que diferirá y mucho de la enviada por Patricia Bullrich.

Cambiemos apuró un dictamen en la comisión de asuntos penales y la de Deportes con la ayuda del Frente Renovador, pero el PJ y el kirchnerismo plantearon muchas objeciones y la votación de cada artículo en el recinto era impracticable.

«No tiene sentido tratarlo a las apuradas», aceptó la diputada de la UCR Gabriela Burgos, que pasó la madrugada reescribiendo borradores junto a las massistas Carla Pitiot y Vanesa Massetani.

Uno de los principales cambios será en la proporcionalidad de las penas de muchos delitos como el delitos de armas, que no superarán los 6 años cuando el proyecto original la llevaba a 10, por encima de un homicidio simple.

El bloque de los gobernadores no quiere tipificar a los trapitos, porque los considera una contravención. Reducen las penas por tenencia de armas.

Por en la reunión de Comisión quedaron expuestas demasiadas diferencias sobre el texto que ofreció Burgos. Facundo Moyano quiere eliminar el artículo 14 que sancionaba con hasta 3 años de prisión al que «provocare» una avalancha. Pitiot advirtió que no será fácil de comprobar.

Y propuso además excluir sanciones que ya están contempladas en otras leyes como la venta de entradas falsas, que encuadra en estafas; o la modalidad especial de juicio abreviado.

«Lo que no cambiemos acá lo va a cambiar el Senado y vamos a terminar igual», intentó negociar Daniel Scioli en Comisión y los jefes de Cambiemos no lo entendieron así.

La negociación más difícil será con el peronismo federal, que se resiste a tipificar delitos que puedan ser considerados contravenciones provinciales, como los «cuidacoches» o «trapitos». Al kirchnerismo tampoco le convence.

Además, Juan Brügge, de la democracia cristiana, propuso sanciones a clubes e instituciones que organicen los partidos de fútbol. Y Fernando Iglesias, del PRO, propuso ampliar las penas a otros eventos deportivos. Hay tiempo hasta el 18.

fuente:La Política Online