Una exmilitante de La Cámpora denunció que el legislador abusó sexualmente de ella en enero de 2017 y el legislador anunció que dará un paso al costado.

El senador bonaerense por Unidad Ciudadana, Jorge «Loco» Romero anunció que dará «un paso al costado» luego de que una exmilitante de La Cámpora lo denunciara por abuso sexual en enero de 2017.

En su cuenta oficial de Twitter, el senador aseguró que es «un varón criado en una sociedad patriarcal» y agregó que «a la luz del trabajo de visibilizacion que han hecho mis compañeras de la organización donde milito, puedo ver que en el pasado tuve prácticas machistas que en ese momento parecían naturales».

En su cuenta de Facebook, Teff Solange publicó que en enero de 2017, «un compañero mas conocido como el Misio Caserez» la invitó a ella y unas amigas a salir. Fueron a comer, luego a bailar y se encontraron con Jorge «Loco» Romero. Después del boliche, «el Misio nos invita a todos los que estábamos ahí a la casa para seguir de After», lo que aceptaron.

En el hogar, la denunciante aseguró que «consentí tener relaciones con uno de ellos» pero «cuando salgo de la habitación dos de las chicas se querían ir y yo decido quedarme a esperar a la chica que estaba con el Misio». Ese fue el momento en que «empezó el calvario».

Quedó «sola con el chico con el que estuve, el Loco Romero y dos pibes mas». La chica denunció que el senador Romero le dijo «que yo le tenia que practicar sexo oral a los 3, me encerró en la cocina con cada uno tomándole el tiempo como si yo fuera una trabajadora sexual».

Cuando pudo escapar de la cocina, el senador, contó, «me agarra y me encierra en el baño con el impidiéndome salir», momento en el cual «se baja los pantalones , saca su miembro afuera y me empieza a pedir que le practique sexo oral». Ella se negó varias veces y confesó que «le llegue a prometer que otro día lo hacíamos para que me abriera la puerta, golpee las paredes y la puerta para que alguien me abriera» pero nadie la ayudó. Si bien, dijo, «no me forzó a que le practicara sexo oral, sí me insistió y no me dejaba salir del baño».