La muerte del líder opositor, Rafael Moreno Valle, y su esposa, la flamante gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, al desplomarse el helicóptero en el que viajaban sigue generando estupor en México.

Desde el Partido Acción Nacional (PAN), la fuerza política de Moreno Valle, pidieron al Gobierno Federal que se convoque a autoridades internacionales para investigar la caída de la aeronave. El pedido expuso en ese país la desconfianza del PAN sobre el actuar del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Para el partido es posible solicitar una investigación internacional toda vez que existen convenios dentro del sector aeronáutico.

Héctor Larios, secretario del partido, se mostró implacable ante la tragedia y refirió que «habría más confianza en las autoridades internacionales dado el comportamiento del Gobierno Federal respecto a Puebla».

Larios abonó sospechas y agregó que «es preciso investigar a fondo» el accidente toda vez que Martha Erika «fue la única gobernadora que López Obrador no recibió».

Larios, que viene de ser senador, llegó a ese cargo en el PAN gracias a una negociación entre Moreno Valle y el anayismo en el pasado proceso electoral de dicho instituto político. En la misma se había acordado la coordinación en el Senado para el poblano.

Los líderes del PAN, Héctor Larios y Marko Cortés.

Las palabras de Larios tienen su conexión con los últimos intercambios que circulan al interior del partido, donde se está asegurando que la aeronave era nueva y que en principio no hubo condiciones climáticas adversas que hubieran podido generar el desplome del helicóptero.

Larios reprochó que Puebla fuera el único Estado donde López Obrador «no solo no se comunicó con la gobernadora, sino que públicamente hizo unos denuestos (insultos)», incluso después de que el Tribunal emitiera el fallo final.

«Yo creo que ya hay que dejar atrás esas cosas, fue la gobernadora institucional y tiene que tener un funeral como lamentablemente han tenido otros gobernadores que fallecieron en el cargo», dijo.

Mientras tanto, desde el gobierno salieron a calmar las aguas, a descartar un posible atentado y hablaron de un accidente. En encargado de hablar fue el morenista Miguel Barbosa, quien fuera rival de Erika Alonso en Puebla.

«El fallecimiento es una tragedia humana que a nadie se le desea. Estamos impactados y de luto. Mi pésame y condolencias a familiares y seres queridos. No es el momento de hacer ninguna especulación política, social o jurídica», dijo Barbosa en declaraciones radiales que después reprodujo en sus redes sociales.

fuente:La Politica Online