Se llama Gimena Zelaya, y en febrero del 2016 un policía la atropelló mientras paseaba en Mar del Plata. El accidente le produjo heridas de gravedad y le amputaron una pierna.

A Gimena le tocó vivir un pésimo momento recientemente después de que en un boliche la echaron por, justamente, tener una pierna amputada. Y compartió su historia en las redes.

Ocurrió en el “La morocha bar- pub”, en Yerba Buena, provincia de Tucumán. El sábado por la noche Gimena, de 25 años, se dirigió allí pero no la dejaron pasar por tener su pierna amputada.

“Mucho que desear, por se amputada no me dejaron pasar… Me dijeron ‘No podés pasar por tu condición‘”, manifestó la joven. Tras su denuncia a través de redes llegó un pedido de disculpas, por el mismo medio, del boliche, y luego el dueño dio sus explicaciones correspondientes.