Se trata de un joven peruano llamado Lucas Barrón, de 24 años es uno de los más de 500 participantes. La extrema, y a veces letal, carrera es parte de lo que él siempre quiso. Por eso, su Padre, Jacques Barrón, montó “Barrón x2” el equipo con el que competirán.

Su padre, Jacques, será el piloto del vehículo, mientras que Lucas será el copiloto. Su vehículo un utilitario todo-terreno (UTV) es el que utilizan para recorrer los desafiós. La suma de todas las etapas los obligaría a recorrer 5.000km de trayecto.

Esta no va a ser la primera vez que Barron x2 se enfrente a las dunas y médanos del desierto de Perú. Ambos corrieron anteriormente en el Baja Inka 2017. En el transcurso del 2018 compitieron en el Desafío Inca; que tuvo lugar en el desierto Ica, en ese mismo país. Allí obtuvieron experiencia y Lucas lo pudo confirmar. Las carreras son su pasión.