Mauricio Macri anunció hoy que el Gobierno ordenó revisar los almacenes de Aduana que guardan mercaderías confiscadas a bandas de contrabandistas, principalmente ropa y elementos para el hogar, con el objetivo de disponer de esos insumos y enviarlos a las familias damnificadas por las inundaciones que afectan a varias provincias litoraleñas y del norte del país.

El Jefe del Estado señaló que «estuvimos revisando en los distintos almacenes de Aduana las cosas que hemos confiscado a los contrabandistas que están en la zona, y había mucha mercadería que puede servir» para ayudar a quienes «en muchos casos han perdido prácticamente todo lo que tenían».

Afirmó que «tenemos que estar cerca de los argentinos que están sufriendo estas emergencias», que son producto de las consecuencias que genera el fenómeno del cambio climático, subrayó.

Dijo que el Gobierno continuará trabajando intensamente a través del Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) para brindar asistencia a las poblaciones afectadas.

Recordó que este organismo es el que «coordina los esfuerzos de los distintos Ministerios nacionales» y remarcó que «desde hace un par de años el SINAGIR funciona como nunca antes» y ha tenido «una respuesta rápida y coordinada» ante la emergencia.

«En horas estuvo ahí con un gran movimiento del Ejercito argentino y con equipamiento, complementado con las fuerzas de seguridad, con Salud y Desarrollo Social. Estamos ahí tratando de ayudar en todo lo posible a lo que hacen ya las provincias y los municipios, que son los que actúan con responsabilidad primaria», agregó.

Acompañado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y por el canciller Jorge Faurie, el Presidente formuló declaraciones a la prensa esta mañana al término de la reunión de gabinete que encabezó en la Casa Rosada.

Macri hizo también una evaluación de la visita oficial que realizó ayer a Brasil y afirmó que en la reunión que mantuvo con el presidente Jair Bolsonaro «encontramos una vocación de trabajo en conjunto enorme».

Explicó que «pudimos tener reuniones de trabajo a nivel ministerial», en las que se analizaron «temas de seguridad y de combate contra el narcotráfico y el crimen organizado», así como también la decisión de emprender acciones «en conjunto en el tema barrabravas».

Recordó que este año se disputará en Brasil la Copa América, que se suma al calendario habitual de las competencias sudamericanas de clubes.

Resaltó, además, que hubo una «profunda coincidencia en acelerar la integración del Mercosur y abrir el Mercosur, teniendo como agenda inmediata todo lo que hemos avanzado con la Unión Europea, e intentar terminar lo antes posible».