Este domingo por la mañana se produjo otro femicidio en Mendoza. Liliana Ramona Olguín, de 49 años, fue asesinada por su ex pareja, Luis Alberto Sosa, de 54 años. La asesinó con un hacha de cocina, de esas para golpear carne y otro tipos de alimentos. Fueron 33 las lesiones que tenía la víctima en su cuerpo, pero una le ocasionó la muerte.

El crimen sacudió al barrio Espejo, de Las Heras. En la calle  3 de Febrero 872 ocurrió el femicidio que al parecer Sosa ya tenía decidido cometer en algún momento.

Las fuentes judiciales consultadas indicaron que Liliana tenía 33 lesiones en su cuerpo, algunas cortantes, otras punzocortantes y otras contusocortantes. «La herida que le provoca la muerte la que sufrió detrás del mentón, entre la mandíbula y la oreja. El agresor la golpeó en esa zona con tanta fuerza que le quebró la mandíbula y le produjo un corte que llegó hasta la carótida. La mujer se desangró porque no tenía sangre en el corazón», detalló la fuente.

El femicida se abstuvo de declarar. Utilizó su derecho a guardar silencio cuando la fiscal que tiene a cargo la investigación, Claudia Ríos, le imputó el delito de femicidio agravado por el vínculo.