Según informaron fuentes policiales, el hecho se produjo en la intersección de las calles Yrigoyen y Suipacha, Quilmes. Un vecino vio a un pequeño sentado en el asiento trasero de un Renault 21 color gris y decidió llamar al 911. Personal de la comisaría 1° de Quilmes se presentó en el lugar.

Los casos siguen aumentando. La cantidad de nenes que «se quedan esperando» en el auto a que sus padres o adultos responsables terminen de realizar alguna tarea es incontable ya. Además de peligroso por un tema de inseguridad, se pone en riesgo la vida del menor al dejarlo expuesto al sol en un lugar donde el aire no circula.

Tras llamar al SAME para atender al menor, los efectivos comenzaron a buscar a los padres y minutos después los encontraron en las inmediaciones. La madre (32) y el padrastro (25) fueron demorados por «abandono de persona».

Mientras tanto, el menor fue trasladado a un hospital local para revisarlo de forma más profunda y aseguran que su vida no está en peligro.