La recaudación en el mes de enero ascendió a $363.927 millones, lo que representa un incremento del 38,9% respecto de igual mes de 2018.

De esta forma, los ingresos del Estado quedaron 10 puntos porcentuales detrás del 48,6% de inflación interanual que estiman los analistas privados.

En términos reales, la recaudación se contrajo 6,5% interanual pese a la imposición de nuevas retenciones sobre las exportaciones, que aportaron al fisco unos $15.000 millones adicionales en el primer mes del año. El dato parece mejor que el de diciembre desde el punto de vista de las cuentas públicas. Es que si bien la recaudación se contrajo 6,5%, el mes anterior lo había hecho a un ritmo del 7,9% interanual.

Sin embargo, al sacar de la recaudación la contribución total de las nuevas retenciones, la variación de la recaudación habría sido del 9,5%, lo que muestra que a enero la economía en el mejor de los casos desaceleró su caída, pero no hizo piso.

El IVA, los impuestos para la Seguridad Social y los Derechos de Importación fueron los más rezagados, ya que crecieron 35%, 28,5% y 17,8% respecto de enero del año pasado. Por el contrario, el impuesto sobre los Débitos y Créditos fue el que mejor evolución tuvo (50,7%), solamente superado por los Derechos de Exportación que dieron un salto del 327,3% por las nuevas retenciones de $4 por dólar exportado de bienes y de $3 por dólar exportado de servicios.

Respecto del IVA, el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, explicó que el cambio en el régimen de percepciones aduaneras para bienes intermedios en adelantos por IVA fue el responsable de que el IVA aduanero trepara solamente 2,5% interanual, mientras que el IVA impositivo mejoró 49,4%. Así y todo, en su conjunto por este impuesto se recaudaron $114.000 millones, un 35% mayor que igual mes de 2018, es decir casi $30.000 millones más.

De esta variación, tres sectores de la economía fueron los principales aportantes: comercio con $7.782 millones, industria manufacturera $4.486 millones e intermediación financiera con $4.186 millones.

Si bien reconoció que la recaudación por Seguridad Social sigue por debajo del promedio del año pasado, el administrador remarcó que tuvo un repunte respecto de los meses pasados: «Vale la pena destacar este mes lo de Seguridad Social, que crece 28,5%. Ustedes recordarán que los últimos meses venia al 22, 23 o 24%. Creemos que esto empieza a reflejar la recomposición de salarios que se vio en los últimos meses», sostuvo Cuccioli.

Los últimos datos de salarios formales disponibles muestran que a noviembre los salarios venían marcando la peor caída frente a la inflación desde la salida de la convertibilidad.