Nicolás Dujovne afirmó que no se prevén sobresaltos con el dólar para este año.

En cuanto a la inflación dijo: «la inflación va a poder bajar año tras año, de manera persistente». Negó que se realice una reforma laboral en la Argentina aunque sí habló de que habrá una «modernización» y ratificó que no se destinarán más recursos fiscales a apoyar nuevos proyectos en Vaca Muerta, según publica Telám.

Dujovne admitió que «la expectativa inicial del Gobierno fue demasiado optimista acerca de cuáles eran las chances de bajar drásticamente la inflación en un contexto en el cual todavía el Banco Central financiaba el Tesoro, y en el cual había que salir del cepo, lo cual implicaba ofrecer un tipo de cambio oficial distinto que el que reconocía el gobierno precedente; y había que normalizar el precio de los servicios públicos. En ese contexto era muy difícil bajar la tasa de inflación».

«Ahora, lo que se ha logrado finalmente es tener una tasa de inflación en la cual ya tenemos un tipo de cambio competitivo, normalizado el precio de los servicios públicos, y eliminado el financiamiento del Banco Central al Tesoro. Es decir, tenemos una tasa de inflación parecida a la que tenía el kirchnerismo, pero habiendo resuelto todos los problemas, y sin prohibiciones a importar y exportar«, explicó.

“A partir de ahora, el camino que hemos recorrido nos permite sí pensar de manera realista en que la inflación va a poder bajar año tras año, de manera persistente, a menos que suframos shocks externos de magnitud. Pero sin que ello ocurra, ahora sí tenemos las condiciones básicas como para que la inflación pueda mostrar un descenso gradual. En 2019 la inflación va a ser sustantivamente más baja que en el año 2018«.