Una delegación del Fondo Monetario Internacional arribará el lunes a Buenos Aires para analizar el estado de las cuentas del Gobierno Nacional y habilitar nuevos desembolsos de créditos. El italiano Roberto Cardarelli, encargado del “caso argentino”, encabezará el equipo técnico que, además de reunirse con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, dialogará con representantes de la sociedad civil.  Se anticipó que la agenda prevé encuentros con economistas y consultores privados pero además con referentes económicos de la oposición,así como con representantes de la academia y de agrupaciones sociales.

Si el FMI aprueba los números del Gobierno Nacional, liberará en marzo un desembolso de unos US$ 7.000 millones, que servirán para el repago de deudas. Esta será la segunda revisión del acuerdo stand by por 56.300 millones de dólares acordado en octubre, luego de que no se pudiera cumplir con el pactado en junio.

La primera versión del acuerdo establecía para el 2019 un déficit fiscal de 1,3% del PBI. Pero el gobierno se comprometió en octubre a alcanzar el equilibrio fiscal este año, anticipando la meta prevista para el 2020.

El 2018 habría concluido con un déficit del 2,3% del PBI, resultado que fue aprobado por el FMI.