Miles de vecinos de todo el país volvieron a reclamar contra los aumentos.

«Hasta que anulen los tarizafos seguiremos con los ruidazos. La consigna pertenece a la convocatoria al séptimo ruidazo nacional, que se realizó anoche, por parte de las entidades civiles que semanalmente llaman a esa forma de protesta.

Una vez más, numerosas esquinas y plazas de barrios porteños, localidades del Gran Buenos Aires y ciudades importantes del interior del país fueron escenario del reclamo y la bronca de miles de argentinos.

Munidos con cacerolas, cucharones, carteles y banderas celestes y blancas, los vecinos volvieron a expresar su descontento por los aumento de tarifas  de servicios públicos como el gas, la electricidad y el agua corriente que se anunciaron para el corriente año, al igual que se quejaron por las subas escalonadas que se producen en los medios de transporte.

En su enorme mayoría, los manifestantes coincidieron en señalar que ya las boletas resultan impagables, por lo que reclamaron que el gobierno dé marcha atrás con los aumentos.

Al igual que ocurriera en cada uno de los seis ruidazos anteriores, muchos de los participantes en las concentraciones difundieron con fotos y videos los reclamos ya reiterados a las autoridades.

Por último, en las redes ya empezaron a circular convocatorias para hacer un ruidazo el viernes 1° de marzo, pero con una gran concentración en Plaza de Mayo.