Cornejo olfateó el repliegue del PRO y avanza en todas las provincias. La Rosada mira al nuevo Congreso.