Es porque el Gobierno incumplió un fallo del máximo tribunal previo a la asunción de Macri. También beneficiaría a Santa Fe.

La Corte Suprema de Justicia le dio otro golpe a Mauricio Macri. El máximo tribunal ordenó al gobierno nacional que le pague 15 mil millones de pesos a San Luis por haber incumplido un fallo de 2015 respecto a descuentos indebidos de coparticipación.

Aquel fallo que se firmó cuando Macri ya era presidente electo, fue leído como una advertencia de la Corte al nuevo gobierno y obligó a una negociación con las tres provincias beneficiadas: Córdoba, Santa Fe y San Luis. Aparentemente, la Rosada sólo cumplió con la primera, con la que tuvo una aceitada relación en estos años.

Ante el incumplimiento del fallo, los gobiernos de San Luis y Santa Fe volvieron a la justicia a reclamar el pago completo de lo que había ordenado la Corte. El reclamo de Alberto Rodríguez Saá llegó al máximo tribunal, donde este martes se reunió que ordena al gobierno devolverle 15 mil millones de pesos.

Fuentes de la Corte explicaron que el fallo marcaría un precedente beneficioso para Santa Fe, aunque su trámite está algo más atrasado y a la gestión de Miguel Lifschitz le resta presentar documentación. El caso santafesino es aún más duro para la Rosada: la deuda acumulada es el triple de la que deberá pagarle a San Luis, es decir unos 45 mil millones.

La mayoría para el fallo de la Corte a favor de San Luis la habrían formado los jueces Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, los mismos que en noviembre pasado firmaron un fallo  para devolverle fondos de coparticipación a La Pampa mientras Macri almorzaba con Carlos Rosenkrantz. El presidente del tribunal se excusó en estos casos porque anteriormente patrocinó a Santa Fe en el reclamo por la devolución de coparticipación.