Fernando Gutson de 23 años y Nahuel Tévez de 22 se juntaron con otros amigos el último viernes por la noche. Gutson asistió al encuentro con su moto, que tenía vendida e iba a entregar el lunes. En tanto, Tévez le pidió dar una «última vuelta» en el vehículo sin saber que iba a ser la última de sus vidas. Fernando tomó el lugar de acompañante.

Una camioneta embistió a los jóvenes en las calles Cristianía y Las Camelias. Las víctimas murieron en el acto el sábado a la madrugada. El conductor del rodado más grande escapó y permanece prófugo. Familiares de los afectados reclaman justicia y piden ayuda de testigos del hecho para poder dar con el acusado.

Fernando trabajaba como empleado de comercio y estaba construyendo una casa en el barrio de Villa Madero. El joven estaba a punto de vender su moto por pedido de su madre y su novia. Nahuel era camionero y le había pedido a su amigo manejar el vehículo. «Eran dos criaturas llenas de sueños, ayudaban a sus mamás, vivían en barrios humildes y parece que eso no pesa», dijo a los medios la madre de Gutson.

El caso está a cargo del fiscal Federico Medone, titular de la UFI 3 de Laferrere.

fuente:Cronica.com