Tras comer un helado, la menor sufrió un paro cardiorrespiratorio. Según especulan profesionales, el ataque fue provocado porque la pequeña era alérgica a la lecha y los frutos secos que contenían el producto que había consumido.

La nena fue atendida en el Hospital Materno Infantil de Málaga donde falleció. Los resultados de la autopsia coinciden con las hipótesis manejadas. El Instituto de Toxicología, con sede en Sevilla, lleva a cabo un estudio complementario que ayude a confirmar las causas exactas de la muerte.