Creen que podría ser determinante en una elección pareja. ¿Se impondrá el antikirchnerismo o el antimacrismo? La opinión de los encuestadores.

En el comando electoral del kirchnerismo ya imaginan un ballotage entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, y analizan las posibilidades de empezar a apuntar a los votos que podría sumar la ex presidenta en esa instancia. En ese contexto, miran con atención cómo podría jugar la izquierda en una eventual segunda vuelta.

En el entorno de la senadora creen que el papel de la izquierda podría ser determinante en un ballotage muy parejo, independientemente del número final que obtengan en octubre. En ese sentido, hay quienes ven creciendo al Frente de Izquierda, aunque otras fuentes creen que podría tener un retroceso respecto a la legislativa de 2017.

La variable de la izquierda empezó a mirarse con atención en el kirchnerismo, donde creen que ese podría ser un terreno donde buscar votos para una segunda vuelta. Incluso antes que en el espacio progresista que podrían integrar Margarita Stolbizer, Miguel Lifschitz y Ricardo Alfonsín, que hoy aparece por detrás del FIT.

Algunos encuestadores ubican a la izquierda con entre 5 o 6 puntos, mientras que otros los ven más cerca de los 3 puntos que obtuvieron en 2015. Pero en cualquier caso podrían ser votos importantes, por lo que la gran pregunta es si entre esos votantes prevalecerá el antikirchnerismo o el antimacrismo (más allá de que se descuenta que a nivel partidario repetirían el llamado a votar en blanco del 2015).

Al respecto, Pablo Romá de Circuitos Consultora sostiene que según sus mediciones el FIT tiene un espacio de representación de entre el 5 o 6 por ciento, que podría aumentar si surge alguna otra opción de izquierda. El último trabajo de la encuestadora le da a Nicolas del Caño una intención de voto de 5,1% en la provincia de Buenos Aires.

«Sería aventurado analizar cómo sería el comportamiento de la base electoral del FIT en un ballotage», afirma Romá a LPO. El analista explica que será clave en ese sentido determinar cómo juega la crisis económica en el votante del FIT y si aparece el voto útil. «El peso que tiene la crisis en la base social de la izquierda es muy fuerte», arriesga.

«La consigna del voto en blanco de 2015 está puesta en cuestionamiento. No tiene el peso que tuvo en ese momento, cuando los dos candidatos representaban claramente los mismos intereses. Ahora, está el factor de la economía real y la crisis. Si comparás hacia atrás, la situación es más complicada para esos sectores», completa Romá.

Por su parte, el consultor Gustavo Córdoba ve cierto retroceso de la izquierda en conjunto respecto a la elección de 2017 y una perspectiva similar a la de 2015, aunque en su encuesta de este mes no midió esa variable. «Honestamente no veo un resurgir de la izquierda, aunque sí hay un descontento que potencialmente podría ser aprovechado», asegura a LPO.

De cara al ballotage, el titular de Gustavo Córdoba y Asociados sostiene que «en general el antimacrismo es un poco más intenso que el antikirchnerismo». En su última encuesta (ver adjunto), de febrero, casi un 64% dice que votará en contra del gobierno y se observa una leve declinación del sentimiento de rechazo al kirchnerismo.

Córdoba recuerda que en 2015, de los que no votaron a Macri ni a Scioli en primera vuelta un 70% se inclinó por el líder del PRO en el ballotage. «Es imposible que se reitere en esa proporción por el nivel de desgaste de Macri. Muchos sectores que antes votaron en contra del kirchnerismo ahora podrían votar en contra de Macri», analiza.

El consultor agrega que ese escenario sería mucho más marcado si el rival de Macri en un hipotético ballotage fuera otro. «Cristina tiene un nivel de rechazo significativo. Cualquier otro candidato en una segunda vuelta probablemente recibiría todos los votos de los que quedan afuera», completa Córdoba