El juez Ramos Padilla detuvo a Degastaldi, ex comisario de la bonaerense vinculado a una banda de secuestradores.

Un nuevo avance en el caso de las coimas del fiscal Carlos Stornelli complica a la número dos de la ex Side, la macrista Silvia «Turca» Majdalani, con un escándalo político de primera magnitud.

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, ordenó este lunes la detención de Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, dos ex comisarios bonaerenses acusados de participar de las extorsiones que encabezaba Marcelo D’Alessio, a quien el magistrado le dictó la prisión preventiva.

El magistrado lleva adelante la causa que se inició por la denuncia del empresario agropecuario Pedro Etchebest, quien aportó pruebas para sostener que D’Alessio le pidió 300 mil dolaresen nombre de Stornelli  para que el fiscal no lo metiera preso en la causa de los cuadernos.

Majdalani, subordinada de Gustavo Arribas en la AFI, quedó salpicada por sus vínculos con Degastaldi, que es un ex oficial de la bonaerense que estuvo vinculado a una banda de secuestradores en San Isidro. Fuentes al tanto de la situación en la AFI, confirmaron a LPO que Majdalani había incorporado a a Degastaldi como grupo de tareas a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y se cree que estaba con un contrato porque no lo podía nombrar por sus antecedentes.

Se trata de un personaje muy oscuro que estuvo a cargo de la brigada antisecuestros de San Isidro, cuando ese municipio vivió un récord de secuestros. Su presencia en la AFI macrista no es un secreto y se lo vincula con dos operaciones políticas de alto voltaje para Cambiemos: el espionaje al ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, que en su momento llevó a la propia María Eugenia Vidal a exigirle a la Casa Rosada que levante las bases de la ex SIDE en la provincia; y también aparece mezclado en la falsa denuncia que un albañil hizo contra la diputada Elisa Carrió.

En su paso por la DDI de San Isidro también se adjudicó haber sido clave para la liberación del padre de la primera dama Juliana Awada, aunque fuentes al tanto del caso mencionaron a LPO que su rol en ese caso ocurrido en el 2001, había sido bastante más oscuro. De hecho, se lo vincula con el secuestrador detenido en España, Rodolfo José Lohrmann, a quien se le atribuye el secuestro de Cristian Schaerer.

La oposición está al tanto de esto y en este contexto, los diputados nacionales Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade y el senador Marcelo Fuentes pidieron al titular de la Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia, Juan Carlos Marino, que en el plazo de 48 horas cite Ramos Padilla para que explique su denuncia sobre la existencia de «un entramado de inteligencia ilegal que compromete el Estado de Derecho».