Según afirmó el mismo tesorero de la citada localidad, Dirk Schlebes, la mascota de raza pug, llamada Edda, fue legalmente comercializada a través de Ebay por unos 850 dólares.

Schlebes defendió su decisión insistiendo que tras la incautación de otras pertenencias apropiadas para ir saldando los números rojos de los dueños del animal.

Además, aseguró que existe una ley en la que un impuesto sobre los animales y que pueden quedárselos en caso que no cumplan con lo que indica el código.

Este inusual método de cobro tuvo crísticas de todos lados del mundo, inclusive desde el Ministerio del Interior del estado federado, «Los artículos confiscados deben ser vendidos en subasta pública por orden escrita de la autoridad ejecutiva municipal».

La que tampoco está muy feliz con la situación es la nueva dueña de Edda, que se siente engañada, que fue descripta vía web como sana, pero resulto tener problemas oculares y requirió un tratamiento costoso.