El detenido, identificado como G.G, de 38 años, fue apresado por orden de la fiscal Cecilia Gómez Castañeda tras acusarlo por las lesiones que le provocó en distintas partes del cuerpo a su hijo de 11 años, cuya identidad se mantiene en reserva.

Según las fuentes, el hecho ocurrió en una precaria vivienda del barrio San Antonio de Sumampa, cuando el agricultor le recriminó a su hijo «quedarse dormido» durante un oficio religioso y luego lo castigó con la hebilla de un cinturón.

Tras la denuncia presentada por otros familiares del menor y las lesiones comprobadas por médicos de Sanidad Policial, el hombre fue detenido y alojado en la comisaría de Ojo de Agua, cercana al lugar del hecho.