El acercamiento entre la CGT y el gobierno se resume en tres pasos: blanqueo laboral, fondos para las obras sociales y la creación de la Agencia Nacional de Salud. El diálogo abierto entre las partes es lo que mantiene alejada la posibilidad de un paro, de mínima, en las próximas semanas, ya que “hoy es un momento de negociar”, le reconoció Andrés Rodriguez, secretario adjunto de la central obrera.

Del otro lado Dante Sica ministro de Producción y Trabajo- en su rol de intermediario sostuvo: “No va a haber una ley que se llame reforma laboral”.

Es inminente una reunión del consejo directivo de Azopardo para tratar el principio de acuerdo con el Ejecutivo respecto de obras sociales, blanqueo laboral y la creación de la Agencia Nacional de Salud. En las últimas semanas fue el ministro Sica quien encabezó los encuentros con la llamada mesa chica de la CGT, de la cual forma parte el líder de UPCN (estatales).

En el largo recorrido del mandato de Mauricio Macri, la central obrera llamó al paro en cuatro oportunidades, aunque en el imaginario social descansa en primer lugar la jornada del “poné la fecha”, cuando de manera espontánea el acto del 7 de marzo de 2017 terminó con el robo del atril. “No hay que caer en paro o negociación. En un ámbito democrático, uno tiene que elegir la mejor opción”, concluyó Rodríguez, secretario adjunto de la CGT.

Y hoy esa mejor opción se traduce en el “momento de negociar ciertas cuestiones propias”, en alusión a la mesa de diálogo que propuso el gobierno. “Se espera llegar a un acuerdo y ver cómo se implementa”, deseó el histórico dirigente gremial.

El ítem que buscan apurar desde Balcarce 50 es el blanqueo laboral, proyecto que descansa en Congreso desde el año pasado. Semanas atrás Sica dijo que el empleo informal “no ha podido atenuarse en los últimos 30 años”. Para el Indec la cifra trepa al 34,3%. La resistencia de Héctor Daer (secretario general de la central obrera) mantiene en stand by la negociación. Por el momento, el freno es la letra chica.

Otro de los puntos que viene en discusión es la creación de la Agencia nacional de Salud, mediante la cual buscarán terminar con los amparos judiciales contra las prestadoras médicas, que en el camino dejan juicios millonarios. Esto tiene relación con la “reactivación de las obras sociales para seguir prestando los servicios lógicos que les brindan a las familias del trabajador”, resumió el adjunto de la Confederación General del Trabajo. La traba, entre otros aspectos, es que en el último tiempo crecieron los monotributistas, cuyo aporte no alcanza a cubrir el PMO (Programa Médico Obligatorio).

Para Dante Sica, “no va a haber una ley que se llame como reforma laboral”. En un almuerzo en el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, el ministro dijo que “todos los pasos que se han ido tomando son por los cambios en la forma de producción y la tecnología”. “La reforma -agregó- tiene que ver con los cambios en las relaciones sociales, sindicatos y empresas

fuente: Crónica.com