Así lo indicó el Indec para el cuarto trimestre de 2018.

El porcentaje aumentó 1,1% respecto del informe anterior, el 2018 cerró con una desocupación a nivel nacional de 9,1% de la población activa urbana, según publicó este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) al publicar el informe oficial para el cuarto trimestre del año pasado, lo que equivale a un 0,1% más que el tercer trimestre del mismo año.

Sin embargo, en la comparación interanual hay dos puntos más considerando que el cuarto trimestre de 2017 había cerrado con 7,2% de desocupados. De esta manera, se sumaron 400.000 nuevos desempleados y en todo el país la totalidad llegó a 1.750.000 personas de acuerdo con las muestras tomadas por el Indec en los 31 aglomerados urbanos relevados, que no incluyen el mercado de trabajo rural, detalla el informe.

En cuanto al Gran San Juan, que venía de marcar en el tercer trimestre de 2018 la menor tasa de desempleados del país con 2%, tuvo un crecimiento de 1,1% y cerró el año con una de las tasas más bajas de la Argentina al totalizar 3,1%, apenas superada por Gran Resistencia (1,6%), Gran San Luis (2,8%), Comodoro Rivadavia-Rada Tilly (2,9%) y Gran Santa Fe (3%).

Vale remarcar que San Juan logró revertir el 4,2% de personas sin trabajo formal que determinó el Indec para el segundo semestre de 2018 y que el porcentaje final en la provincia fue más favorable de lo que esperaba el Gobierno. Es que en declaraciones a la prensa, el gobernador Sergio Uñac había advertido en diciembre que “debemos ser muy cautelosos entendiendo que las cifras pueden fluctuar” y destacando que “si podemos mantener en el promedio del año un desempleo que puede estar entre el 3,5% y el 4%, que es el objetivo final, habremos cumplido con una de las primordiales obligaciones del Estado que es la generación de empleo como el gran articulador social”.

Lo cierto es que a nivel país el empleo bajó de 43% a 42,2% de la población y creció la precariedad laboral ya que la tasa de subocupación subió del 10,2% al 12%. Así, son 2.300.000 de personas subocupadas, es decir, 330.000 subocupados más que un año antes. A su vez, entre los asalariados privados, hubo un aumento de la informalidad laboral que aumentó de 34,2% a 35,3%.