Lilita estalló luego de que le quitaran el manejo del CIJ al presidente de la Corte, a quien le pidió que no renuncie.

Elisa Carrió entró en ebullición luego de que la Corte le quitara por mayoría el control del Centro de Información Judicial (CIJ) a Carlos Rosenkrantz y anunció que irá a la OEA a denunciar un «golpe de Estado» contra el presidente del Máximo Tribunal.

Este martes, con los votos de Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, la Corte le quitó a Rosenkrantz el manejo de la web que difunde los fallos judiciales. En lugar de Juan Pablo Laithou, quien había llegado por obra del presidente del Tribunal, la tríada puso en a Pablo Méndez, un hombre muy cercano a María Bourdin, la vocera de Lorenzetti.

Bourdin es uno de los blancos de Carrió, que impulsa el juicio político contra su enemigo máximo Lorenzetti.

«Al no poder hacerle un golpe de estado al presidente de la República, Lorenzetti le hace un golpe de estado al presidente de la Corte. Vamos a denunciar esto en el marco de la OEA y en la justicia argentina», anunció Carrió por Twitter.

«Le pido al juez Rosenkrantz que se mantenga en su cargo y no renuncie. La democracia depende de su permanencia», aseveró Lilita en un pedido directo al presidente de la Corte, que quedó en el incómodo lugar  del único ministro del Supremo que responde a todos los pedidos de la Casa Rosada. Fuentes del máximo tribunal explicaron que Rosenkrantz no tiene pensado renunciar a la presidencia de la Corte.

El anuncio de Carrió de ir a la OEA fue considerado «poco serio» incluso por allegados al propio Rosenkrantz. «No vemos un derecho involucrado, ni una clara afectación al sistema institucional que justifique un planteo ante la OEA», explicaron las fuentes consultadas.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.