El conductor de Showmatch recorrió Escobar con Sujarchuk y dice que hará política junto a Lavagna.

Marcelo Tinelli está furioso con Mauricio Macri y quiere hacer política, pero ya le avisó que no será candidato en la provincia si eso implica la división del voto peronista y un nuevo triunfo de Cambiemos, en este caso de María Eugenia Vidal. El conductor no quiere terminar prestando un servicio al gobierno como en el 2017 hizo Florencio Randazzo, que con su candidatura sacó a la boleta que encabezó Cristina Kirchner los puntos que le faltaron para ganar.

El conductor de Showmatch,  ya decidió que el desafió que más le interesa en esta etapa es la gobernación y realizó en Escobar su primera recorrida junto a un intendente bonaerense, en este caso Ariel Sujarchuk, a quien definió como «un intendente joven, con una mirada amplia y diversa de la política».

Tinelli y Sujarchuk recorrieron algunos puntos del municipio de la Primera Sección acompañados por los diputados nacionales Laura Russo y Eduardo «Bali» Bucca, el intendente de Bolívar, Marcos Pisano, y la dirigente política Florencia Casamiquela, ex candidata a senadora del espacio de Randazzo.

El vice de San Lorenzo comentó en la recorrida que va a jugar en política de la mano de Roberto Lavagna y se define como peronista.

En ese sentido, repartió elogios para Néstor Kirchner, aunque evitó mencionar a Cristina. A quien no perdonó fue a Macri, con quien está enfrentado por la quita de puntos que sufrió el club de Boedo la semana pasada.

En San Lorenzo apuntan directamente al Gobierno y a Daniel Angelici, uno de los principales operadores judiciales del presidente que además maneja la AFA. Creen que la sanción vino como un acto de amedrentamiento por las intenciones de Tinelli y el presidente del Cuervo, Matías Lammens, de participar en política.