Un indígena llegó a la clínica Valle del Lili, en el sur de la ciudad colombiana de Cali con una fuerte jaqueca que no lo dejaba dormir en paz.

Al realizarle una tomografía, los médicos se sorprendieron al encontrar que el hombre tenía un artefacto explosivo en la cabeza.

Tras el descubrimiento, los profesionales despejaron el nosocomio y solicitaron la presencia del escuadrón antiexplosivos de la policía local.

Para que el neurocirujano adelantara el procedimiento quirúrgico, tuvo que vestirse con el traje especial que utiliza la del Ejército.

La operación llevó sólo 5 minutos y el joven se recupera en la Unidad de Ciudados Internsivos el citado centro de la salud.

El artefacto explosivo descubierto dentro de la cabeza del indígena (Gentileza: Caracol).