Desde el próximo miércoles 3 se lapidará a los homosexuales y a los adúlteros en el estado asiático de Brunei. La muerte por lapidación aparece en un nuevo código penal de este sultanato, que lleva así al extremo la sharía, la ley religiosa islámica.

Organizaciones de derechos humanos repudiaron la nueva ley y hasta el actor George Clooneyllamó a boicotear la cadena de hoteles de lujo que tiene el propio sultán de  Brunei en distintas ciudades del mundo.

El país es gobernado por el sultán Hassanal Bolkiah, considerado uno de los hombres más ricos del mundo, además de uno de los dictadores más duros de Asia.

Su fortuna personal alcanza los 20.000 millones de dólares, incluidos un palacio con más de 1.500 habitaciones y una colección de 5.000 autos de lujo. Si bien las relaciones homosexuales en dicho país ya estaban prohibidas hace diez años, la nueva ley aplicará ahora la pena más severa.

El nuevo código endurece también las penas para los delitos comunes. La nueva sanción por robo será la amputación de la mano derecha en caso de una primera infracción y del pie izquierdo si se trata de una reincidencia.

El actor estadounidense George Clooney llamó a boicotear la cadena de hoteles propiedad del sultán, los Dorchester Collection, ubicados en Londres, Ascot, Paris, Roma, Milán y Los Ángeles