Un Banco Central  pragmático aseguró al mercado que no convalidará una tasa de interés menor al 62,5% durante el mes de abril a fin de evitar la salida de los ahorristas que tienen plazos fijos en pesos hacia el dólar. Tras el anuncio, la divisa cayó 54 centavos a $43,86. Es un nuevo intento por frenar la tendencia inflacionaria al alza que se profundizó en el mes de marzo y que volverá a tener impacto en los precios en la puerta de las elecciones.

En la última semana de marzo el dólar rozó los $45 y registró un alza del 10,7% mensual, fue la culminación de un mes con alta volatilidad cambiaria que llevó casi todas la previsiones privadas sobre la inflación del 34% al 40% anual.

Si bien el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, manifestó el último sábado que el gobierno considera que «la inflación estará por debajo del 30%«, la medida anunciada ayer por la entidad que preside Guido Sandleris  apunta a lograr la confianza del mercado en abril para contener una nueva suba del dólar que se traduzca en incremento de precios.

«Ayer el Central les aseguró a los bancos que menos de 62,5% no les va a pagar, entonces ellos pueden tranquilamente elevar su tasa porque ya saben que el mínimo que van a recibir por 30 días de plazo fijo es el piso que estableció la autoridad monetaria para abril«, explicó a «Crónica» el analista financiero Christian Buteler.

Dice el comunicado oficial de política monetaria: «En este contexto de mayor volatilidad, el BCRA planea continuar con este estricto control de la liquidez. Con el fin de dar mayor previsibilidad al respecto, absorberá la liquidez necesaria para sostener una tasa mínima de 62,5% durante el mes de abril. Es decir, la tasa de interés de referencia se moverá endógenamente por encima de dicho nivel durante este mes. La rápida suba de la tasa de interés de referencia durante marzo no fue inmediatamente transmitida a los ahorristas. Si bien son esperables ciertos rezagos, el Central monitoreará atentamente esta dinámica«, adelantó.

Buteler agregó al respecto que «el mercado establece la tasa en base a cómo se van moviendo sus depósitos. En principio, el Central no debería ponerle ni un piso ni un techo a esa tasa que, por definición, la elige el mercado y el Central convalida. Pero en los últimos días, la autoridad monetaria vio con preocupación la demora en que una suba de tasa es transmitida a los ahorristas, entonces recurre a lo pragmático: pagarle más al ahorrista para que no vaya a presionar al dólar«, resumió.

La decisión se suma a la de la semana pasada, cuando informó a los bancos que podrán colocar en Leliq el 100% de los depósitos que capturen en vez del 65%. Este viernes, para sumar, el Fondo Monetario Internacional confirmaría el envío de 9.600 millones de dólares con previo acuerdo de ser utilizados para intervenir el mercado cambiario.

Con los aumentos del gas y del subte, por ejemplo, aún por aplicar en abril, el gobierno mira con atención la clave para pelear la elección: evitar que el dólar se dispare. Las medidas del Central responden, en definitiva, a ese objetivo que, de lograrlo, deja otro asunto por resolver como lo es el parate de la actividad económica. «La contraparte de estas decisiones monetarias duras es, obviamente, mayor recesión«, concluyó Buteler.

fuente:Cronica.com