El sanjuanino se larga como articulador de la unidad del peronismo y no cierra puertas a una candidatura. Los contactos con Cristina.

Tras  las primarias en nuestra provincia, Sergio Uñac ultima los detalles de su paso a la escena nacional, un movimiento que cranea desde hace meses y que ahora está dispuesto a concretar, aunque todavía persisten las dudas sobre cuál será su rol electoral en octubre.

El primer paso del sanjuanino será este martes tomarse un vuelo con destino a Buenos Aires. Buscará darle visibilidad nacional a su victoria en las PASO y empezar a mostrar el modelo económico de su provincia, el «modelito» como le llama, que está convencido es el camino para salir de la crisis actual. Renta productiva contra renta financiera, la antítesis que eligió para confrontar con Mauricio Macri, con quien ya no tiene diálogo como en los primeros meses de su gestión.

La primera decisión que tomó en relación al salto a la escena nacional es involucrarse directamente en la discusión del peronismo, un lugar del que hasta ahora estuvo corrido. No lo hará ni en Argentina Federal ni en el kirchnerismo, tratará de ser un articulador de la unidad también ofreciendo como modelo el acuerdo que logró con el giojismo, el kirchnerismo y otros espacios.

Uñac busca darle visibilidad nacional a su victoria en las PASO y mostrar el modelo de su provincia, el «modelito» lo llama. Renta productiva contra renta financiera, la antítesis que eligió para confrontar con Macri, con quien ya no tiene diálogo como en los primeros meses de su gestión.

Pragmático, Uñac sostiene que es imposible armar una propuesta ganadora sin los votos de Cristina Kirchner, a quien no ve candidata pero sí en algún rol dentro del armado. Aunque aclara en la intimidad que quien sea el elegido como candidato no puede ser un espejo o títere de la ex presidenta o cualquier otro referente del espacio. Tiene experiencia en eso: cuando llegó al gobierno no tardó en diferenciarse de su padrino político José Luis Gioja, con quien hoy la tensión es fuerte pero adentro del mismo espacio.

La ex presidenta también reconoce al sanjuanino como una figura importante para la unidad. De hecho este lunes lo llamó para felicitarlo por la victoria.  También les atendió el teléfono a Roberto Lavagna, Sergio Massa, Daniel Scioli, Juan Schiaretti y Miguel Lifschitz, entre otros dirigentes. La amplitud con la que sueña para el armado nacional.

Uñac es de los que ve una Cristina dispuesta a hacer concesiones para la unidad. El gobernador repite que no fue menor el gesto de bajar a su candidato en Córdoba para facilitar el triunfo de Schiaretti, uno de los que repite públicamente que no quiere saber nada con la ex presidenta. También resalta que el «Gringo» recibió en su despacho a Lavagna. Cree, también, que no son insalvables las diferencias entre Cristina y el ex ministro, aunque admite que es más difícil con Urtubey o Pichetto.

Si bien dice que su rol será el de tratar de articular, la posibilidad de una candidatura sigue latente. El domingo había expectativas fuertes de un lanzamiento, pero Uñac esquivó las definiciones y aseguró en cada entrevista que dio que su «prioridad inmediata» es San Juan. «Sería muy iluso descartarlo, pero es muy poco probable» una candidatura nacional, afirmó.

En la intimidad, el gobernador casi descarta una candidatura a vice, un lugar que por ahora no lo tienta demasiado. «Sería difícil explicarles a los sanjuaninos esa decisión», dice un colaborador. Sí le tentaría ese lugar si el candidato a presidente fuese Lavagna, que todo indica que si llegara a la Casa Rosada no iría por más de un mandato.

La puerta que no cierra Uñac y la que en definitiva más lo tienta es terminar siendo el dirigente capaz de unir a todos los espacios del peronismo y ser candidato de la unidad (aunque él diga que el más indicado para eso es Lavagana). Esperan en su entorno una especie de «ola» de respaldos de dirigentes nacionales para posicionarse, algo que hasta ahora no está sucediendo.

El gran déficit de Uñac es el bajo nivel de conocimiento que tiene fuera de su provincia, un tema nada menor a poco más de cuatro meses de las PASO. Por eso la estrategia de posicionarse ahora tiene un ojo puesto en 2023.