Carlos Eduardo Autalán fue sentenciado a cadena perpetua por los tribunales de Santiago del Estero por un doble homicidio cometido en 2015.

Carlos Eduardo Autalán se desempeñaba como carnicero, pero además era fisicoculturista y taxi boy
Carlos Eduardo Autalán se desempeñaba como carnicero, pero además era fisicoculturista y taxi boy

Pasaron cuatro años desde el doble homicidio del docente José Domingo Di Pietro y el estudiante Sebastián Acosta pero recién este lunes 8 de abril la Justicia condenó a cadena perpetua al único acusado en la causa: Carlos Eduardo Autalán.

Más conocido como «Charly», el hombre que actualmente tiene 30 años, se desempeñaba como carnicero pero también ejercía como taxi boy, tarea por la cual le ingresaban $500 por «servicio». Además, era fisicoculturista.

Oriundo de Bahía Blanca pero radicado en Santiago del Estero, Autalán confesó el crimen de Di Pietro, negando completamente haber tenido algo que ver con la muerte de Acosta. Sin embargo, dentro del departamento que alquilaba en el barrio 8 de Abril, la Policía halló los celulares de las víctimas y una notebook que pertenecía a una de ellas.

Fue por utilizar el teléfono de uno de ellos que las autoridades lograron vincularlo con el caso. Además, las similitudes en el «procedimiento de asesinato» dieron cuenta de que los crímenes estaban conectados: Di Pietro, de 52 años, murió en una vivienda del barrio Belgrano el 5 de octubre de 2015 asfixiado con una almohada. Acosta, de 25, fue ultimado el 27 de agosto de ese año de la misma forma, en una casa del barrio Saint Germain.

El defensor de Autalán, Moisés Azar (hijo del represor santiagueño Antonio Musa Azar condenado por el doble crimen de La Dársena durante la dictadura)había reclamado la absolución de su representado alegando «el beneficio de la duda». En cambio, la querella solicitó la máxima condena ante las numerosas pruebas que surgieron durante el proceso judicial.

El tribunal integrado por Graciela Viaña de Avendaño, María Eugenia Carabajal y Luis Domínguez resolvió condenar al acusado a prisión perpetua por los delitos de homicidio doblemente calificado por la orientación sexual de las víctimas y críminis causa (matar para ocultar otro delito).