La esquina de Triunvirato y Monroe, en el barrio porteño de Villa Urquiza, fue el punto de encuentro para la marcha y reclamo por el esclarecimiento de la muerte de Natacha Jaitt

Su hermano Ulises y la hija de la mediática, Antonella Olivera, encabezaron la convocatoria que contó con pancartas con la leyenda: «Justica por Natacha. Justicia por todos. Rigoni asesino«. También participó el abogado de la familia Jaitt, Alejandro Cipolla.

Durante la manifestación se vivió un momento muy emotivo cuando Antonella rompió en llanto al hablar y recordar a su madre.

Cabe recordar que Natacha apareció muerta el 23 de febrero pasado en un salón de eventos de la localidad bonaerense de Benavídez. El 26 de marzo, las pericias toxicológicas confirmaron que la morocha consumió cocaína y alcohol antes de morir.

Los peritos hallaron rastros de cocaína en las fosas nasales, sangre, orina y en el estómago, mientras que la alcoholemia detectó que tenía 0,7 gramos de alcohol en sangre.

El dolor de la hija de Natacha Jaitt (Claudio Espeche-Crónica).
Marcha por Natacha Jaitt (Claudio Espeche-Crónica).
(Claudio Espeche-Crónica).
Ulises Jaitt marchó por su hermana (Claudio Espeche-Crónica).