«Estoy esposado a un radiador»,  el directivo de un fondo que le prestó dinero a la Argentina.

Fondos de inversión de Estados Unidos y Europa llegaron al país en busca de entrevistas con ex funcionarios del equipo económico de Cristina Kirchner para evaluar sus posibilidades de cobrar el dinero de sus clientes que le prestaron a Argentina.

Buscan hablar con Alberto Fernández, Axel Kicillof, Emmanuel Álvarez Agis y Wado de Pedro para calmar su ansidedad ante el interrogante que se repite: ¿Cristina piensa defaultear?.

No. La respuesta es siempre la misma: «No creemos que ir a un default sea lo mejor para la Argentina» y reiteran que ellos pagaron al Club de París, al CIADI y abrieron la negociación con los holdouts porque siempre tuvieron intención de volver al mercado.

«No somos anti-empresa ni queremos defaultear la deuda», dijo Kicillof. «Cancelamos la deuda con el CIADI y renegociamos con los holdouts y después pasó lo que pasó con los fondos buitre. Si lo hicimos fue porque nuestra idea era volver a los mercados», explicó el ex viceministro Álvarez Agis.

Los movimientos de los fondos, que buscan todos los caminos posibles para acceder al entorno económico de Cristina tiene una lectura política: Creen que es un escenario probable que la ex presidenta regrese al poder. «Estoy esposado al radiador, ahora tengo que ver cómo lidio con esta situación», graficó a LPO un directivo de un fondo de Estados Unidos que estuvo esta semana en Buenos Aires. Fue su manera de explicar que se siente rehén de los bonos argentinos que compró en su momento.

«Llegó Macri y otra vez caímos en la seducción de los argentinos, en la idea que ahora sí el país se iba a convetir en lo que todos esperamos», agregó desanimado.

El fantasma de un nuevo default se alimenta en la enorme dificultad que plantea pagar los vencimientos que se pasaron para el 2020. La situación es tan evidente que desde el peronismo federal este viernes se sumó, Miguel Ángel Pichetto: «Argentina tiene como país un compromiso con los bonistas que confiaron en los bonos argentinos. Cualquier cosa que haya que reformular con los organismos internacionales hay que hacerlo de común acuerdo con racionalidad y responsabilidad. No podemos caer en un nuevo default». Un día antes lo había anticipado.

Es que no es claro cómo piensan en el kirchnerismo pagarles lo adeudado a los fondos. Porque los montos de vencimientos son más que complicados sin acceso a los mercados voluntarios de deuda por más que el déficit de cuenta corriente esté prácticamente saldado y la devaluación haya motorizado el regreso del superávit comercial.

fuente:Política Online