En medio de la guerra de información, en México proyectan que el conflicto seguirá escalando. La mesa neutral.

El canciller Marcelo Ebrard consideró antes de asumir -siempre en diálogo con AMLO- que la estrategia de México debía ser ultra-neutral en la región, en una suerte de balanza entre Jair Bolsonaro -a quien consideraba el nuevo Trump latinoamericano- y Nicolás Maduro. «Lo de Marcelo es más que un cálculo, es más bien una lectura de tiempos y escenarios: en rigor, a corto o mediano plazo, el diálogo entre las partes llegará, forzosamente».

«Si no es ahora el llamado a elecciones, será tras un eventual aumento en los enfrentamientos civiles o militares en Venezuela. En el caso de la entrega del poder a Guaidó, tendrán que dialogar sobre la transición, sobre qué pasará con los mandos chavistas -¿los perseguirán? ¿los dejarán ir del país?-. Y en ese escenario, ese diálogo no se dará con mediadores de países que se expresaron de un lado o de otro, sino con los neutrales. Esa es la lectura del canciller», agregaba meses atrás la misma fuente, en medio de las críticas por el presunto apoyo de la 4T al régimen chavista.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, en el Gabinete de López Obrador circula la información de que ya hay al menos 25 altos mandos del ejército chavista que están jugando a favor de la toma del poder de Juan Guaidó. De hecho, los militares que acompañan a Guaidó ya empezaron a identificarse con pañuelos azules.

Ese escenario plantea, otra vez, que el conflicto continuará latente, incluso si Maduro consigue sofocar esta rebelión. «Es posible que Venezuela se vuelva decididamente una dictadura cerrada, sólo en ese caso se demoraría la mesa de negociación».

Ebrard emitió este martes un comunicado llamando a la paz y promoviendo la vía del diálogo, en medio de las impactantes imágenes de los tanques del ejército pisando a manifestantes. Ya se han reportado incidentes en diversas ciudades y la conexión a internet presenta serias deficiencias.

Guaidó emitió su último video desde una base militar acompañado por soldados uniformados, que lo acompañaron en la liberación de su antiguo jefe político, Leopoldo López. Pero en la típica guerra mediática que se desata en estos caso, Maduro respondió con la información de que los principales mandos militares permanecen fieles a su gobierno, pero aún así empujó una fuerte movilización de las llamadas milicias populares, que son tropas para militares armadas por el gobierno.

Según explican en el circuito diplomático, en estos momentos el Jefe del Comando Sur del Pentángono, el almirante Craig Faller, se encontraría en Colombia. La semana pasada Faller dijo que Estados Unidos estaba listo para intervenir en Venezuela.

En el sentido geopolítico, la cadena Sputnik, cercana al Kremlin, informó que los militares rusos ubicados en Venezuela -cerca de un centenar- no participarán de ningún enfrentamiento. China tiene por su parte 150 efectivos militares, pero esta potencia a diferencia de Rusia por ahora no se pronunció públicamente en favor del régimen chavista.

En la última reunión en Colombia a fines de febrero, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence le había dicho a Guaidó que era preciso que él controlara al menos una parte del territorio venezolano.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.