Una escena de película se registró en el mediodía de este miércoles en la autopista Rosario Santa Fe, a la altura de Granadero Baigorria. Allí dos autos interceptaron al micro del Servicio Penitenciario que trasladaba reclusos al penal de Coronda y tras una balacera, los integrantes del vehículo lograron poner en fuga a los reclusos.

El transporte oficial fue interceptado por un Volskwagen Suran y un Fiat 147 desde donde fueron apuntados con armas comenzando un intercambio de disparos que terminó con dos agentes penitenciarios heridos y 9 detenidos fugados.

Los reos lograron escapar y huyeron hacia un sector descampado a esa altura de la autopista. En su huida, se habrían quedado con las armas de los agentes penitenciarios, según consigna el diario rosarino La Capital.

De los evadidos, sólo tres fueron recapturados hasta el momento: uno tiene condena por robo calificado y privación ilégitima de la libertad y otro por homicidio. La policía montó un importante operativo cerrojo pra dar con los otros fugados.

Todos los presos habían llegado a Rosario desde la prisión de Coronda para visitar a sus familiares, autorizados por una orden judicial. Si bien en un primer repaso de los reclusos no hay ninguno que sea miembro de organizaciones delictivas importantes, se estima que quienes interceptaron el micro penitenciario tenían como objetivo rescatar a algún recluso en partcular.

En marzo de 2017 un grupo comando interceptó un micro del Servicio Penitenciario que trasladaba a los tres acusados por el crimen Claudio «Pájaro» Cantero, líder de la banda narco «Los Monos». Como el episodio logró ser frustrado, nunca se supo si los quisieron matar o liberar.

Algunos de los reos que son intensamente buscados.