Por pegarle una trompada al árbitro, un futbolista sanjuanino deberá realizar tareas comunitarias.


Un jugador de fútbol de la liga Ullúm-Zonda fue sancionado por la Jueza de Paz Letrada de Ullúm, Beatriz Gallo Uribe, por insultar y golpear al árbitro que le sacó amarilla. Daniel Aravena que pertenece a de la división Senior del Club Atlético “ El Juve” de la Liga Ullúm-Zonda. Durante un partido de fútbol agredió física y verbalmente al árbitro, Ramón Manuel Moyano. Como consecuencia de esa conducta, Aravena infringió el artículo 213, inciso 2, de la Ley 941-R- , que es una contravención tipificada como agresión en riña.

Daniel Aravena participaba de un partido de la liga, y fue en esta circunstancia en que el árbitro Ramón Manuel Moyano le sacó tarjeta amarilla. El jugador no aceptó la sanción, insultó al árbitro y lo agredió físicamente, dándole un golpe de puño. En ese momento los jugadores intervinieron y la Policía actuó de inmediato.


A través de una resolución emitida por la Jueza de Paz Letrada de Ullúm, doctora Beatriz Gallo
Uribe, el futbolista Aravena fue sancionado: la magistrada determinó que el infractor deberá a
realizar tareas comunitarias, entrenando a niños de la Escuela de Fútbol dependiente de la Municipalidad de Zonda.

Deberá hacerlo durante cuatro meses, los días miércoles y viernes, en horario de tarde. Si no cumple con la medida, podrá ser arrestado efectivamente, un día por cada día que no cumpla con la sanción.

Este tipo de medidas responde a los principios de la justicia restaurativa, que tiene por finalidad
la utilización de diferentes mecanismos para la reparación del daño social, antes que la mera imposición de una pena.

En su resolución la Jueza destacó “que el infractor incurrió en una contravención en el momento
en que se disputaba un espectáculo deportivo, al que asiste todo tipo de público, entre ellos familia
y niños. Actitudes violentas, como la que protagonizó Aravena, llevan a desvirtuar lo que el
deporte debe significar para la sociedad toda”.