Aceptarían que los radicales también tengan la boleta de Vidal, pero no la de los diputados y senadores.

La tensión entre la UCR y el PRO se elevó dos días después de que Cristina declinara su candidatura a la presidencia y dejara al peronismo en la puerta de un acuerdo que complicaría las chances de reelección de Mauricio Macri.

La pelea de fondo es el reclamo de los radicales para que el PRO abra el frente Cambiemos a otros sectores e incluso analice no llevar a Macri como candidato.

A una semana de la convención nacional de la UCR, Julio Cobos salió a decir que María Eugenia Vidal «podía representar en esta segunda etapa una mejor oferta electoral». Consultado sobre si Macri es el postulante de Cambiemos, Cobos respondió: «Nosotros explorábamos otra posibilidad, que era la de Vidal. Para nosotros, es lo mejor».

Cristian Ritondo aportó tensión por el lado del PRO y tildó de «irresponsable» al titular de la UCR, Alfredo Cornejo, por decir que había que ampliar Cambiemos y sugerir que habría que llevar otro candidato en lugar de Macri, incluso por medio de primarias.